diciembre 12, 2014

La disminución de pulpos afecta a los pescadores artesanales


Fuente http://www.revistapuerto.com.ar/?p=22863

Muy de vez en cuando es noticia la lucha de los pueblos aborígenes por un pedazo de tierra que indiscutiblemente les corresponde pero que difícilmente les sea otorgado, y asistimos al espectáculo de hombres o mujeres de tez oscura y pelo renegrido que se encadenan frente a la Casa de Gobierno pretendiendo ser escuchados. Su apariencia no es ya la de las imágenes de los libros de historia porque ahora usan jeans y remeras, vestuario que no nos remite a los aborígenes de la época precolombina y, por lo tanto, no nos moviliza; inmediatamente, lo visto deja de tener importancia.
En los últimos tiempos los habitantes de San Antonio Oeste, Provincia de Río Negro, han comenzado un camino de recuperación del patrimonio cultural tangible, relacionado con su historia ferroviaria; pero al mismo tiempo se está perdiendo un patrimonio intangible importante para el pueblo. Es el caso de la comunidad de pulperos. Cada año que pasa se degrada el espacio de trabajo que da sentido a la comunidad, por priorizar los ingresos económicos provenientes del turismo; y lo que es peor sin contemplar que podrían ser compatibles.
Esta actividad poco común atrae la curiosidad de los turistas que, entusiasmados, juegan a ser pulperos, modificando totalmente el ecosistema a su paso. A través del tiempo esta calamitosa conducta ha dado por resultado la degradación del ambiente y, consecuentemente, la escasez de recurso. El colapso de la especie está dando paso a la desaparición del oficio, ya que quienes lo practican deben alejarse cada vez más para obtener una captura diaria.
No es fácil la vida de los pulperos. Soportar más de cuarenta grados bajo un sol furioso, caminando sobre rocas fangosas, en interminables jornadas que, últimamente, culminan con menos de un kilo de pulpo en los tachos.
El oficio de capturar pulpo mediante el uso de un gancho como único arte de pesca se ha transmitido de padres a hijos desde 1950. La edad de iniciación es la más baja dentro del ámbito de la pesca, cinco años, y es frecuente que la familia entera se dedique a esta actividad.
La merma del recurso constituye un problema insoluble para los pulperos, dado que la posibilidad de adoptar otros medios de vida es remotísima: este sector tiene un 20 por ciento de analfabetismo y un 38 por ciento no ha completado el ciclo de instrucción básica.
Hubo una época en la que los pulperos podían vivir dignamente de su trabajo y la máxima captura se alcanzó en el período 1967/68, con 310 toneladas. De allí en más los rendimientos decayeron: no se supera el umbral de las 10 toneladas y año tras año las capturas siguen disminuyendo. En consecuencia el oficio va desapareciendo: el 75 por ciento de las pulperas no quiere que sus hijos continúen con la actividad.

Sara Firmapaz

Pulpera de 67 años, oriunda de la meseta de Sumuncurá, mujer de campo que tiene trazado en el rostro los duros surcos de su vida como nadie que alguna vez haya visto antes. Tiene la estatura de una niña, el cuerpo de una abuela y unos pequeños ojos que casi no ven pero brillan con intensidad. Sara y su entorno irradian dolor, aunque ella intente disimularlo. Llegó a San Antonio en 1944, con apenas ocho años y ya cansada de la vida en el campo, para trabajar de sirvienta en alguna de las pocas casas que había en el pueblo. Su historia es la de abusos, golpizas, tristezas y abandono. Comenzó a pulsear ya de grande y de eso ha vivido los últimos veintisiete años; hoy vive junto a su segundo marido en una vieja casa de adobe y ladrillón que el paso del tiempo a desgastado. Bajo la sombra de un tamarisco tan viejo como la casa transcurre el día de verano porque adentro “los moscos no dejan dormir”. La casa está detrás de un médano que Sara subía todos los días junto a su marido para pulsear: sacaban diez, quince kilos que luego vendían. Pero ahora está vieja, casi ciega y su compañero ya no puede acompañarla porque una enfermedad que no sabe definir lo está consumiendo; y ella ya no abandona el rancho por miedo a que, justo cundo no esté, le pase algo.
Así se suceden los días, a la espera de un kilo de pulpo que algún pariente acerque, para venderlo a ocho pesos. A la exigua ganancia deben descontársele el pasaje de colectivo para ir a venderlo; con los cinco pesos que quedan deberá vivir uno, dos, tres días o hasta que llegue otro kilito de ayuda. Nunca el auxilio llega de otra mano que no sea la de sus familiares pulperos, que están en condiciones muy similares a las de ella. “Qué va’hacer, la vida es así: cortita y jodida”.

Natividad Paileman

Natividad es pulpera, madre, abuela, y tiene la marea en la mirada. “La palabra ya no vale nada”, dice, y deja de esperar al que el día anterior le prometió comprar un frasco de escabeche.
Debió dejar de pulpear después de que su trajinado corazón soportara dos infartos; pero cuando escucha el ruido de las chatas observa inquieta cómo se alejan sus colegas hacia otro día de trabajo.
Durante 10 años fue única hija y trabajó a la par de su madre aprendiendo el oficio de pulpera y el trabajo de campo. “Me hacían hacer todas las tareas de muchachito: hacía las enrramadas, arriaba las tropillas, acarreaba agua. El problema es que cuando me junté no sabía hacer las cosas de la casa”, dice sonriendo.
En otros tiempos el acarreador los transportaba en camión. A lo largo de la costa distribuían sus campamentos más de 30 familias. El acarreador aparecía cada tanto a buscar el pulpo canjeándolo por víveres, alcohol y agua. “Había acarreadores buenos y malos. A veces cuando no había pulpo, garroteaban a al gente que daba calor”.
Natividad tiene la fuerza de una mujer identificada con una cultura de trabajo, dentro de la que forjó su propia familia.
Al caer la tarde algunos de sus nietos llegan de vender estrellas de mar al turismo; otros vienen de la marea, con un poco de pulpo en el tarro, no serán más de dos kilos y alcanzará para seis frascos, que Natividad intentará vender par poder servir la mesa al otro día.

Fuente http://www.revistapuerto.com.ar/?p=22863