marzo 07, 2015

Te gusta el kite, andar en kayak, canoa, rafting o pescar? entonces seria bueno que leas esto


Didymosphenia Geminata o "Moco de Roca"
Este alga exótica invasora, que fue detectada por primera vez en la Patagonia en el año 2010, se ha extendido a diversas cuencas hídricas, modificando el paisaje, afectando a la biodiversidad y amenazando al turismo y a la economía.
Más allá de los esfuerzos y la coordinación entre los distintos niveles institucionales para controlar su avance en el marco de la Comisión Técnica Regional Patagónica para el Control del Alga Didymo, es responsabilidad de todos conocer y respetar las medidas de prevención necesarias para no contribuir a su dispersión. Llevar ese conocimiento al turista y a los pobladores locales ha sido el objetivo de esta campaña.
 Los recaudos más importantes para tener en cuenta  a la hora de visitar sitios de pesca y al realizar actividades acuáticas recreativas son: REMOVER los restos de barro y algas; LAVAR con una solución salina de medio kilo de sal o de 1 vaso de lavandina en 10 litros de agua durante media hora; y dejar SECAR antes de volver a usar las embarcaciones, equipos, calzado y trajes de baño en otros cuerpos de agua.


El alga Didymo o Moco de Roca (Didymosphenia Geminata) es un alga originaria del hemisferio Norte, categorizada como una especie exótica invasora altamente agresiva que produce grandes floraciones en cortos períodos de tiempo que cubren el lecho del cuerpo de agua a lo largo de kilómetros, lo cual incide en las propiedades ecológicas del río produciendo impactos negativos en términos ecológicos, paisajísticos, turísticos y económicos.
Debido a que hasta ahora no se conocen mecanismos de erradicación para el alga, resulta fundamental evitar su dispersión para preservar lugares libres de Didymo.
El éxito de la expansión y el incremento de su población depende de varios factores como ser la falta de depredadores naturales, la abundancia de fuentes de alimento, una mejor tolerancia a la contaminación, los factores de estrés y otras enfermedades, pudiendo dejar fuera del nicho ecológico que ocupan en la actualidad especies autóctonas menos agresivas.
La especie puede sobrevivir fuera del agua en lugares frescos, húmedos y oscuros por más de 40 días. Por lo tanto, los equipos vinculados a actividades acuáticas de pesca, buceo, navegación (canotaje, kayacking, rafting, kitesurf, windsurf) y actividades no recreativas como obras hidroviales, patrullajes, investigación y educación entre otras, constituyen vectores de propagación donde las células pueden ser trasladas a otros sitios no invadidos. 
Otro factor de propagación a considerar pueden ser los vectores naturales de dispersión.
En 2007, un grupo de investigadores había advertido el riesgo de invasión en países como Perú, Chile y Argentina, y presentaron un mapa de riesgo basado en los ambientes adecuados para el desarrollo de la especie (elaborado por McNyset & Julius, 2006).


En el año 2010 se observaron desarrollos masivos de la especie en la Patagonia chilena en los ríos Espolón y Futaleufú, y en la primavera del mismo año se reportó por primera vez en Argentina en el río Futaleufú en la Provincia del Chubut, habiéndose expandido en los años siguientes a las provincias de Río Negro, Neuquén y Tierra del Fuego.
La regulación de las actividades que han sido identificadas como riesgosas para la dispersión de Didymo requiere la participación conjunta de los sectores de Ambiente, Turismo, Áreas Protegidas, Acuicultura y Pesca. Para ello, se está trabajando en implementar la Estrategia Regional para el Control de la Didymo (ERCD) y su Plan de acción.
La SAyDS coordina las acciones con las instituciones que forman parte de la Comisión Técnica Regional (integrada por representantes técnicos de las provincias patagónicas afectadas, de la Administración de Parques Nacionales, de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuenca de los ríos Limay, Neuquén y Negro y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación) y del Grupo de Organismos Nacionales, e integra la estrategia dentro de las políticas nacionales.

                                                                                                                                                                             Para mayor información y consultas comunicarse a CONTROLDIDYMO@ambiente.gob.ar