noviembre 19, 2009

Tenencia responsable de gatos

El gato doméstico en nuestra comunidad

Asegure a su gato mientras usted duerme.

Los gatos son muy apreciados en los hogares argentinos, aproximadamente el 30% posee uno.

Los gatos son muy adaptables y flexibles, se adaptan fácilmente a la vida doméstica y a las rutinas confortables.

El gato es básicamente un animal asocial o no completamente social. Es decir que se autoabastece, es un cazador solitario, tiene territorio propio y exclusivo. Los límites de su territorio van mucho mas allá de los límites de la propiedad de su dueño (si tuviere).

Sin embargo son predadores por naturaleza e irán a buscar compañeros, defenderán su territorio y cazarán la fauna silvestre o los pájaros de los vecinos, particularmente durante el período desde que oscurece hasta el amanecer. Si a un gato se le permite vagabundear por afuera, de noche, puede traer serias consecuencias.

Los peligros de permitir que su gato vagabundee de noche

En el período comprendido desde el anochecer al amanecer es probable que su gato ataque a los pajaritos (fauna silvestre). También durante esas horas es más probable que sea atropellado por un automóvil; sea atacado por un perro; se lastime o lastime a otro gato en una pelea; se contagie de enfermedades tales como el SIDA felino como resultado de esas peleas; y también es probable que el rociado de orina (para marcar territorio), sus incursiones o los maullidos molesten a los vecinos, especialmente en las noches de la primavera y verano, época de celo.

También es frecuente que utilicen los techos, patios y jardines de sus vecinos (que no tienen perros), como zona de juegos, para pelear o de lugar para encuentros amorosos. Ninguna de estas actividades es silenciosa y generalmente interrumpen el descanso nocturno de la gente.

Algunos gatos intrépidos se meten en las casa circundantes para marcar territorio, rociando con orina, los muebles del living o las camas de sus vecinos o robar comida de la cocina.
Los gatos mendocinos han encontrado un nuevo lugar para afilar sus uñas, éste es la membrana asfáltica con aluminio que se pone en los techos para evitar que se lluevan las casas. El daño que producen es considerable.

Los machos adultos no castrados corren mucho mayor riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia felina (VIF), que se contagia a través de mordeduras durante los juegos o peleas.
En Mendoza, el virus de la leucemia felina (ViLeF) se encuentra ampliamente distribuido llegando en algunas zonas al 40 % de prevalencia. Su transmisión es básicamente por contacto con secreciones oronasales. Se contagia de madre a hijo por el lamido y de gato a gato durante el juego.


Confine a su gato

Usted puede proteger su gato, preservar el ambiente y minimizar las molestias a la comunidad manteniendo a su gato limitado o confinado dentro de su propiedad, desde el anochecer al amanecer.

Hay que acostumbrar al gato a permanecer adentro de su propiedad.

Si su gato habitualmente se va ha vagar por las calles de noche, las siguientes pautas le ayudarán a que se adapte a la nueva rutina:

· Saltee la comida de la mañana de su gato, y llámelo al final del día para alimentarlo.

· Encierre o confine a su gato en su hogar, en una gatera, jaula u otro lugar cerrado. Un espacio seco y bien ventilado, como la lavandería, con una cucha, la bandeja sanitaria y agua.

El tenedor responsable de gato, le proporcionará a su gato un ambiente adecuado para que se entretenga. El lugar debería incluir un poste para rasguñar, juguetes o una pelota de alimento sorpresa. No dejará lugares por los que pueda escaparse al jardín o a la calle.
Si su casa tiene la puerta vaivén, que le permite a su gato salir de la casa al jardín y viceversa, deberá trabarla antes del atardecer.

Su gato puede no estar conforme y demostrarle que quiere salir por la tarde como hacia anteriormente. Pero en unas pocas noches se adaptará a su nueva rutina de entrar para la comida nocturna y estará feliz de estar a la tarde en casa.

Su gato es su responsabilidad

Si su gato vaga fuera de su propiedad y altera la tranquilidad del vecindario, marcando territorio, rociando orina, maullando, peleando o causando otras perturbaciones, sus vecinos pueden quejarse al Municipio y éste exigirle a usted que se asegure de tener a su gato restringido a su propiedad.

Si usted no toma medidas razonables, según la normativa del Municipio, usted es el responsable por las acciones de su gato, será multado y su gato puede ser incautado.

Si su gato no permanece en su propiedad, usted deberá retenerlo en una construcción (gatera) externa, un lugar cerrado o guardarlo adentro de su casa.

Algunos Municipios tienen normativas y restricciones locales relacionadas con la titularidad o propiedad del gato. Asesórese en su Municipio de las regulaciones locales.

Programa de Tenencia Responsable
Departamento de Zoonosis. Municipalidad de Godoy Cruz.
Folleto nº 18 18/09/2000