diciembre 02, 2009

Enfermedad de Chagas Chaga´s disease

Modesto homenaje a una gran persona e investigador, y también a otros investigadores que a pesar de las dificultades siguieron en sus respectivos países el estudio de la enfermedad. .
A cien años del descubrimiento de la enfermedad de Chagas.
Carlos Chagas

En 1907, Oswaldo Cruz, director del antiguo Instituto de Manguinhos, (hoy Instituto Oswaldo Cruz), designó a Carlos Chagas para realizar una campaña antipalúdica en el valle del río das Velhas (Minas Gerais). La malaria dificultaba la construcción de un terraplén para el ferrocarril. Durante mas de un año, Carlos Chagas atendió a muchos pacientes palúdicos y no palúdicos de la región, que presentaban cuadros clínicos que no se relacionaban con ninguna enfermedad conocida por ello escribió: "Y desde entonces nos fue penosa la absoluta imposibilidad de clasificar en un cuadro nosológico conocido, muchos de los casos mórbidos que se ofrecían a nuestro estudio. No servían, para la determinación del diagnóstico, los recursos experimentales de laboratorio y tampoco decidían los elementos de semiótica más segura y meditada. Alguna cosa nueva en los dominios de la patología se mantenía desconocida e incitaba a nuestra curiosidad.
Un día Cantarino Motta, jefe de ingenieros del Ferrocarril le contó a Chagas de la existencia en las casas del lugar del "barbeiro" (vinchuca), insecto que se alimentaba de sangre.
Foto Triatoma infestans o vinchuca o barbeiro.

Como sabía que algunos insectos hematófagos transmitían determinadas enfermedades, examinó varios ejemplares en los que encontró en su intestino posterior numerosos flagelados con características de Crithidia.
Formuló entonces dos hipótesis: una que el protozoario en cuestión era un parásito natural del insecto u otra, que representaba una fase evolutiva de un hemoflagelado de vertebrado, tal vez del propio hombre.
Al comienzo sospechó que las Crithidias fuesen una fase evolutiva del Trypanosoma minasensi, nueva especie de tripanosoma descrita anteriormente por el mismo y que el triatomideo fuese el agente transmisor. Como los simios de la región estaban frecuentemente infectados por el referido tripanosoma, envió a Oswaldo Cruz, en Rio de Janeiro, algunos ejemplares de triatomas infestados y le pidió que los pusiese en contacto con monos Callitrhix penincilliata (ver nombre común) en uno de los cuales después de 25 días se comprobó la presencia del tripanosoma en la sangre periférica; en un primer momento, en el exámen entre porta y cubreobjeto se lo consideró como T. minasensi, pero inmediatamente después las preparaciones coloreadas mostraron que la morfología del protozoario era diferente y que no se parecía a ninguna otra, por lo que Carlos Chagas le dio el nombre de Trypanosoma cruzi en homenaje a Oswaldo Cruz (Chagas, 1909).
Entonces Chagas estudió las particularidades morfológicas y biológicas del nuevo tripanosoma, consiguiendo infecciones experimentales en varios animales y determinando el papel del "barbeiro" en la transmisión de la enfermedad, hecho de gran trascendencia por haber sido la primera vez que se comprobó el papel de un hemíptero en la transmisión de un parásito.
Faltaba demostrar la infestación humana por el T. cruzi, posibilidad dada por los hábitos domésticos de la "vinchuca", su hematofagia principalmente sobre el hombre y, además la presencia en esa zona de un cuadro mórbido que no se relacionaba etiológicamente con las entidades nosológicas conocidas. Investigó el parásito en la sangre de pacientes con alteraciones de etiología desconocida, que vivían en casas infestadas por triatomas, con resultados reiteradamente negativos.
Foto de ninfa III de vinchuca, también chupa sangre y también puede transmitir la enfermedad.

El mismo Chagas explicaría después que esto se debía a que se examinaba una sola gota de sangre de cada enfermo o en pacientes con la forma crónica de la infestación.
Sus hipótesis se confirmaron cuando asistió a un niño en grave estado con fiebre, hepatoesplenomegalia, hipertrofia ganglionar y edema generalizado, al que una investigación anterior había dado negativo. Comprobó la presencia de T. cruzi. en la sangre periférica. Días antes en la casa del niño había encontrado un gato infectado por este protozoario. El 22 de abril de 1909, a los 29 años de edad, dio a conocer al mundo la existencia de una nueva enfermedad, la tripanosomiasis americana luego conocida como enfermedad de Chagas.
Durante más de 20 años enfocó acertadamente múltiples aspectos de la enfermedad como las posibilidades de la etiología chagásica del megaesófago, y de la transmisión congénita de la enfermedad.
Digno de destacar por lo inusual en la historia de la medicina es el hecho que un mismo investigador haya descubierto el agente etiológico, su transmisor y las manifestaciones de la infestación.
No obstante no faltaron los detractores al pensamiento lógico de Carlos Chagas que relacionaba hechos cuidadosamente observados, que motivaron que la Academia de Medicina de Brasil nombrara una comisión para opinar sobre la autenticidad de sus estudios. Dicha comisión emitió un informe favorable a Chagas, pero mencionaba que escapaba a su alcance investigar la extensión geográfica de la enfermedad y que no podían afirmar si representaba un problema social de importancia como para que merecer la atención del Estado.
En 1930 el estudio de la enfermedad cobró un nuevo impulso gracias a los trabajos del argentino Salvador Mazza y sus colaboradores que demostraron su extraordinaria frecuencia en ese país. Hasta entonces, exceptuando los trabajos de Chagas y sus colaboradores, las comunicaciones sobre la enfermedad eran muy escasos tanto en Brasil como en otros países del Continente. Poco después se amplió el frente de investigación mereciendo destacarse: Torrealba y Pifano en Venezuela; Talice en Uruguay; Dias, Laranja y Nóbrega en Brasil, y Neghme en Chile. Quedó entonces demostrada la amplia distribución geográfica de la endemia, ya prevista por Carlos Chagas desde el comienzo de su descubrimiento.




Hundred years after the discovery of Chagas disease.

Carlos Chagas.
In 1907, Oswaldo Cruz, director of the old Manguinhos Institute (today Institute Oswaldo Cruz), appointed Carlos Chagas to perform a malaria campaign in the Valley of the River das Velhas (Minas Gerais). The malaria difficult an embankment for the railway construction. For more than a year, Carlos Chagas attended many patients palúdicos and not palúdicos region, showing clinical boxes not related to any disease known why wrote: "And since then the absolute impossibility of classified in a known nosológico box, many of the mórbidos cases offered to our study we was painful." Not served for the determination of diagnosis, experimental laboratory resources and nor decided semiotics safer, considered elements. Something new in the pathology domains remained unknown and enticed our curiosity. One day Cantarino Motta, head of the Railroad engineers told to the existence in the houses of the place of the "barbeiro" (vinchuca), insect fed blood Chagas. As wise some vampire insects transmitted certain diseases considered several copies that found numerous flagelados Crithidia-featured in its subsequent bowel.
Then made two scenarios: one to the Protozoan in question was a natural parasite insect or another, representing an evolutionary stage of a hemoflagelado of vertebrate, perhaps of own man. To top suspected that the Crithidias should be an evolutionary stage of Trypanosoma minasensi, new species of tripanosoma described previously by the same and that the triatomideo would be transmitting agent. As the apes in the region were frequently infected with the referred tripanosoma, sent to Oswaldo Cruz, in Rio de Janeiro, some copies of infested triatomas and requested that you brings them into contact with monkeys Callitrhix penincilliata (see common name) one of them in 25 days found the presence of the tripanosoma in peripheral blood, initially, in the test between porta and cubreobjeto was it considered T minasensi, but immediately after coloured preparations showed the morphology of the Protozoan was different and that is unlikely any other so Carlos Chagas gave the name of Trypanosoma cruzi in tribute to Oswaldo Cruz (Chagas 1909). Then Chagas studied morphological and biological characteristics of the new tripanosoma getting experimental infections in several animal and determining the role of the "barbeiro" in the transmission of the disease, of great significance for being the first time found the role of a hemíptero in the transmission of a parasite. Missing demonstrate human infestation by T. cruzi, possibility given by domestic "vinchuca" habits, hematofagia mainly about the man, and also the presence in the area of a mórbido box that not related etiológicamente nosológicas entities known. Investigated the parasite patients with alterations of unknown etiology, living in houses infested by triatomas with repeatedly negative blood. It would explain after that this was considered a single drop of every patient blood or in patients with chronic form of infestation. Their assumptions were confirmed when he attended a child in serious condition with fever, hepatosplenomegaly, nodal hypertrophy and widespread edema, to which a previous research had negative. Found the presence of T cruzi. peripheral blood. Days earlier at the home of the child had found a cat infected by this Protozoan. 22 April 1909 to 29 years of age, was known to the world the existence of a new disease, American Trypanosomiasis then known as Chagas disease.
Worthy of note for the unusual in the history of medicine is the fact that a researcher has discovered the etiological agent, your transmitter and manifestations of infestation. However not lacked the detractors logical thinking Carlos Chagas related carefully observed facts, which led to the Brazilian Academy of medicine to appoint a Committee to comment on the authenticity of their studies. The Committee issued a favourable to Chagas report but mentioned that overwhelmed its scope to investigate the geographical spread of the disease and that could not say whether represented a major social issue as that merit the attention of the State. In 1930 disease study gained momentum thanks to the work of the Argentinean Salvador Mazza and partners demonstrated their extraordinary frequency in that country. Until then, except for the work of Chagas and partners, communications on disease were very scarce both Brazil and other countries of the continent. Shortly after expanded research front deserves to be highlighted: Torrealba and Pifano in Venezuela; Talice in Uruguay; Dias, Laranja and Nóbrega in Brazil, and Neghme in Chile. The broad geographical distribution of the endemic, already provided for by Carlos Chagas since the beginning of their discovery was then demonstrated.
MV Manuel Godoy, diciembre de 2009.