julio 21, 2010

Camalotes en Mendoza

Esta planta no es originaria de Mendoza, sin embargo las siguientes fotografías muestran que se a adaptado.

El camalote (Eichhornia crassipes)

El camalote, es una planta perenne originaria del Amazonas y toda América del Sur. Posee hojas de color verde brillante, con pecíolos vejigosos que le permiten mantenerse sobre la superficie. Las flores son grandes y de color lila o rosado y su fruto es una cápsula.

Al ser una especie sumamente invasora, se la utiliza para espacios contenidos como estanques o acuarios, ya que en ríos y arroyos pueden constituir verdaderos islotes al reproducirse e impedir su normal curso.

Su rol en el ecosistema es destacable, ya que sirven de hábitat para comunidades de crustáceos (cangrejos), insectos y gusanos de vida acuática, y también intervienen en la alimentación y refugio de peces, aves y animales como el carpincho y la nutria de río, que utilizan el camalote para construir "dormideras". Las plantas acuáticas constituyen la principal vía de entrada de la energía radiante ("solar") al ecosistema, permitiendo la subsistencia de distintas formas biológicas que dependen de la materia orgánica formada en sus tejidos por fotosíntesis.



Es una especie que necesita un clima de templado a cálido, ya que no resiste los inviernos fríos salvo que esté protegida. En relación al suelo, cuando se lleva un camalote a un contenedor, es recomendable que al menos tenga 20cm de profundidad, en la base se requiere de una buena cama o base de turba.

Con respecto a los cuidados que exige el camalote, en el invierno se debe proteger de los fríos intensos y en verano es necesario extraer individuos porque en un estanque se vuelve muy invasora. A fines del verano se destaca por su espectacular floración.

Uso de PA contra fenómenos de contaminación
Las Plantas acuáticas superiores pueden utilizarse en un sistema biológico controlado que incluya un programa regular de cosechas para aprovechar el máximo crecimiento y eficiencia de extracción de nutrientes. Cualquiera sea el sistema de tratamiento de aguas servidas -de origen domiciliario, por ejemplo-, debe poseer -al menos- un tratamiento primario en una laguna de oxidación (con o sin aireación), donde ingresa el líquido crudo; un tratamiento secundario convencional, donde continúa la oxidación (laguna facultativa), capaz de obtener un agua clara, con poco olor, aceptables niveles de oxígeno y no tan alta conductividad eléctrica. Este tratamiento debería preparar el agua de tal manera que permitiera su utilización para un tratamiento terciario en una laguna con PA, cuya finalidad es extraer el exceso de nutrientes inorgánicos (nitratos, fosfatos, metales pesados, etc.) y la eliminación de microorganismos, a través de las raíces de las plantas que actúan como filtro biológico.


El valioso "camalote", la PA más usada en el mundo
Por sus características:
1) rápido crecimiento;
2) fácil propagación;
3) tasa de crecimiento relativamente constante;
4) alta capacidad para la absorción de nutrientes y otras sustancias;
5) tolerancia a condiciones hiper-eutróficas (super enriquecidas con nutrientes) y
6) fácil cosecha y preferentemente algún uso, el camalote es la planta más usada en el mundo, en particular en zonas tropicales y subtropicales. Pero también existen muchas otras PA y palustres (de pantanos; de áreas inundables) capaces de concentrar metales pesados y de metabolizar compuestos orgánicos.


Estudios en la Argentina
En los últimos años, se ha comenzado a trabajar en el país en la depuración de aguas servidas utilizando las PA para la extracción de nutrientes y, en particular, de metales pesados tales como zinc, cromo, plomo, cobre y cadmio. Pero, así como es necesario el estudio local de las características del líquido que se tratará, y de las condiciones climáticas que imperarán, también debe conocerse la biología de la especie que se usará para la extracción de nutrientes. Otra cuestión importante es prever el uso y la disposición final de los residuos de cosecha del material vegetal.


El "poder" de las plantas emergentes
Se trata de plantas de las familias Cyperáceas, Gramíneas y Tifáceas, capaces potencialmente de eliminar contaminantes (nitrógeno, fósforo, materia orgánica, sólidos en suspensión), resultando muy apropiadas para zonas frías o templado-frías. Se estima que un sistema con plantas emergentes, bien diseñado y manejado, puede durar al menos 30 años. En estos casos se trata de canales a cielo abierto, de 50 a 100 m de longitud por 2 m de ancho y 0,5 m de profundidad, donde se siembran estas especies aprovechando una pendiente natural o artificial del terreno. El agua de un tratamiento secundario corre por el canal y las plantas van purificando la misma a lo largo de su recorrido.


Por el Ing. Agr. Víctor Lallana, investigador del Conicet y Profesor Ordinario Titular de la cátedra de Fisiología Vegetal de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos.