septiembre 10, 2009

Dos facetas de esta estrecha relación

Hace ya más de cinco años que publiqué la carta que a continuación transcribo y al parecer poco hemos avanzado.
Existe una interrelación estrecha entre alguna aves y los tendidos eléctricos: a veces en forma beneficiosa para ellas ya que muchas veces reemplazan a las otroras altas atalayas de los grandes árboles, hoy prácticamente inexistentes. Esas plataformas que sirven para agüitar las posibles presas desde la una altura más que conveniente o para construir nidos lejos de posibles predadores, muchas veces se convierten en trampas mortales, quiero creer que básicamente por ignorancia de los ingenieros que las diseñan y/o construyen.

Hay mucha información sobre como evitar las muertes por electrocución o por colisión de las aves con los tendidos eléctricos.

He recopilado valiosa bibliografía al respecto, la que pongo a disposición del que quiera incursionar en el tema.

Desde hoy habrá dos secciones. Una mostrando el aprovechamiento que realizan las aves de los distintos aparatos y tendidos eléctricos y otra las mortandades que producen y sus posibles soluciones.

Mendoza Mayo de 2004


Carta por las Rapaces

Dias atrás anunciaron con alegría, la construcción del tendido eléctrico de una nueva línea que irá desde el Comahue, pasando por Mendoza, y que llegará a San Juan.

Esta obra que seguramente traerá progreso a nuevas zonas de nuestra región, puede traer, sino se contempla, daños a veces impensados, pero que si no se preveen, la solución posterior será imposible o muy costosa Por ello queremos alertar a la población en general y a las autoridades en particular que debe contemplarse y exigirse en los pliegos de licitación que las torres que soportaran las líneas eléctricas no produzcan la electrocución de animales, sobre todo de aves.

La electrocución sobre todo de aves rapaces es un hecho desgraciado, que se produce a menudo por la imprudencia temeraria de algunas empresas eléctricas que no tienen en cuenta a la hora de diseñar el tendido, el grave impacto que provocan sobre la avifauna, ni han sabido aplicar la tecnología más conveniente a sus instalaciones de transporte eléctrico para preservar los valores naturales y los hábitats de la fauna.

No sabemos si alguien en nuestra región, lleva registros de muerte por electrocución de aves rapaces y de aves protegidas y en peligro de extinción. Sabemos que en otros lugares estas muertes son provocadas básicamente por el deficiente diseño de los apoyos metálicos (torres) de las líneas de transporte de media tensión (25.000 v), o también por las líneas de alta tensión (de 125.000 a 380.000 v), provocan muertes por el choque de las aves.

Es importante que las empresas eléctricas tengan en cuenta la biodiversidad de las zonas afectadas por sus instalaciones y que este conocimiento no ponga en peligro constante el valioso patrimonio natural que son nuestras aves rapaces.

Mendoza posee grandes rapaces como el Aguila mora (Geranoaetus melanoluecus), el Aguila coronada (Harpyhaliaetus coronatus) y Aguiluchos como el Común (Buteo polyosma), o el Langostero (Buteo swainsoni) o el Cabeza negra ( Buteo albicaudatus), además hay otros Cathartidos como los Jotes o buitres americanos, (Cathartes aura y Coragyps atratus) que también podrían sufrir las consecuencias.

Es necesario que la Legislatura Provincial legisle una normativa proteccionista para la flora y fauna ante los peligros y amenazas que les suponen las instalaciones eléctricas incorrectas.

Se tendrían que revisar todas las instalaciones de transporte eléctrico, mayoritariamente las líneas de media tensión y sustituir aquellos diseños que representen algún peligro para los animales.

Además se debe contemplar que toda nueva construcción de tendido eléctrico, utilice elementos aprobados y que no provoquen muerte en los animales. Manuel Godoy11.091.225



Cinco años después nada parece haber cambiado.