enero 17, 2014

Picaduras: Chinches de cama, chinches de Castilla, Cimex

Chinches de cama conocidas también como chinches de Castilla.
Los cimícidos son hemípteros hematófagos (que comen sangre) pertenecientes a la familia Cimicidae.


Comprenden numerosos insectos, que atacan mamíferos y aves, cuyas únicas especies de importancia médica por atacar al hombre (antropofilia) son Cimex lectularius y Cimex hemipterus. La primera es propia de Europa y los países templados y la segunda se encuentran en todos los países de clima tropical.
Son insectos ovoideos, aplanados dorso ventralmente, de color rojizo, con cabeza y tórax pequeños y un abdomen ancho que ocupa dos tercio de su longitud total. Cuando adultos no son mas grande que una lenteja.

La trompa picadora está doblada (flectada) por debajo de la cabeza, cuando el animal está en reposo.

Solo tienen vestigios del primer par de alas reducidas apenas al segmento coriáceo. Despiden un olor particular (feo) al ser reventadas.
Su biología y hábitos son similares a los de las vinchucas. Ambas especies son domiciliarias y forman colonias en el interior de las grietas de las paredes, debajo del empapelado, del machimbre de madera, de los muebles del dormitorio, catres, elásticos de cama de madera o metal, colchones, sillones, roperos, mochilas, valijas, colchas y otros semejantes.



En los colchones es habitual encontrarlas en las costuras o dentro de los de goma espuma. Aunque no con la misma frecuencia es posible encontrarlas en gallineros, e incluso infestando las jaulas de animales de laboratorio.


Tienen una forma muy particular de reproducción que se denomina inseminación inducida, que realiza el macho a través de un miembro similar a un aguijón curvo que atraviesa el exoesqueleto de la hembra, depositando allí el semen.

Colocan huevos de color blanco amarillento de alrededor de 1 cm de largo de forma ovoide alargada y provistos de opérculos, que quedan permanentemente adheridos a estos sitios por una sustancia cementante producida por la hembra al oviponer. Cada hembra pone entre 100 y 200 huevos durante su vida que oscila entre 1 y 5 meses. Al cabo de 7 días, los huevos eclosionan, dando origen a pequeñas ninfas que en un plazo de un mes o un poco mas, pasan por cinco estados ninfales, y completan su desarrollo a adultos, en un proceso de metamorfosis gradual o incompleta.

Son insectos nocturnos, es decir que sólo salen de su escondrijo de noche y cuando se ha apagado la luz. Después de salir del huevo, todos los estadios se alimentan exclusivamente de sangre. Tienen gran avidez hematofágica pero de prolongada resistencia al ayuno. Comen cada siete días. Su presencia en las habitaciones se advierte por las huellas de las deposiciones que dejan entorno de la entrada de sus escondrijos que semejan la forma de un puntillado oscuro muy característico. Además por las picaduras que son bastante pruriginosas.

Importancia médicaEs restringida y esta reducida a las alteraciones debidas a las picaduras y a la hematofagia. Su picadura provoca una reacción eritematosa local acompañada de fuerte prurito. En algunas personas esta reacción puede adquirir gran intensidad, con la aparición de lesiones urticariales a distancia como trastornos alérgicos de otros sistemas: asma bronquial por ejemplo.
Aunque experimentalmente se las ha logrado infestar con diversos agentes infecciosos como Pasteurella pestis, Leishmania spp, Trypanosoma cruzi y algunas rickettsias, no existe evidencia epidemiológica en cuanto a que puedan actuar como vectores de alguna enfermedad.
Esta plaga en los años 60 era habitual en cárceles, cuarteles y lugares donde el hacinamiento y la falta de higiene eran habituales. Luego se mantuvo circunscripta a algunas viviendas de villas inestables. Alrededor de año 2000 observamos un rebrote de esta plaga en casas de barrios de niveles más elevados lo que es coincidente a lo que sucede tanto en Europa, como en Estado Unidos.

Una recomendación importante es que cuando vaya de viaje, revise la habitación donde va ha pernoctar. Es muy común sobretodo en los alojamientos de nivel medio y económico, de América del norte, central y del sur y también en Europa, debido a la alta rotación de turistas jóvenes y descuidados en su hábitos higiénicos, que las chinches se trasladen a sus equipajes y que estos sean las fuentes de diseminación para infestar otros lugares de alojamiento, incluso sus propias casas.