enero 26, 2008

Anfibios mendocinos

El Sapo común (Rhinella arenarum antes Bufo) tiene un hábitat amplio, en general de hábitos terrestres, en ocasiones permanece en lagunas y cursos de agua, zonas pantanosas, pastizales, suelos arenosos, bosques ribereños, incluso jardines urbanos. No es tan común sólo se encuentra en parte de Argentina, Bolivia, Uruguay y sur de Brasil. Mide de 12 - 14 cm y pesa unos 170 g. Es muy útil se alimenta según la estación del año de insectos, arañas, moluscos, lombrices, cascarudos, hormigas negras. Demora un año en alcanzar el tamaño adulto y unos 4 -5 años en adquirir capacidad reproductora.

Por diversas circunstancias casi ha desaparecido de los jardines de las ciudades del Gran Mendoza, pero la mayor es el ensañamiento e inútil crueldad que se practicaba y practica aún con ellos.

El macho es de color uniforme, más musculoso y más pequeño. La hembra tiene manchas oceladas grandes y claras. Hiberna. Posee una serie de glándulas mucosas y granulosas que lo protegen y lubrican. Es falso que provocan verrugas en el humano. No beben agua, la reponen a través de la epidermis.

Ranita de monte


















La ranita de monte, Pleurodema nebulosa, es un anfibio muy pequeño, menos de 2.5 cm (vease la relación de tamaño de la uña con el animalito) que está muy adaptado al clima del monte, muy escaso en humedad (100 - 250 mm al año). Se la encuentra en en Mendoza, aunque es poco conocida por los mendocinos.

Estos dos ejemplares (creo de Rhinella o Buffo) también fueron fotografiados en Mendoza, el de la izquierda en el pedemonte godoycruceño y el segundo en el parque del zoo provincial, pero aún no los puedo clasificar. Se agradecen ayudas.